Las excusas y falacias del Ayuntamiento de Madrid para censurar a Soziedad Alkoholika

Soziedad Alkoholika posando junto a dos coches.

En 2003, Soziedad Alkoholika publicaban ‘Tiempos Oscuros’ (Lokomotiv), un álbum en el que la banda de Vitoria preveía lo que estaba por llegar. En 2015 podemos decir que vivimos inmersos en el oscurantismo que adivinaron hace más de una década. El Ayuntamiento de Madrid ha logrado prohibir el concierto que la formación hardcore iba a ofrecer el 14 de marzo en el Palacio de Vistalegre de Madrid, fecha que iba a suponer su primera actuación en cinco años.

Días antes de la cancelación definitiva del concierto, la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes ya había intentado por medio de la justicia que la actuación no se celebrase. Cifuentes, candidata por el Partido Popular a las elecciones de la Comunidad de Madrid, solicitó a la Fiscalía que se suspendiera argumentando la trayectoria de la banda y lo que podría suponer un delito de enaltecimiento del terrorismo. Delito por el que ya fueron acusados y declarados inocentes en 2006.

En los 25 años de carrera de Soziedad Alkoholika han actuado una treintena de veces en la Comunidad de Madrid. Ha sido en el último lustro cuando la banda ha visto cómo se suspendían de forma sistemática sus conciertos en la capital. Todo ello años después de ser absueltos por el Tribunal Supremo. ¿Se trata de una represalia llevada a cabo por vía extrajudicial?

Programado desde hace un año, prohibido hace días

Según informaciones a las que ha tenido acceso Influencia, el concierto que debía celebrarse el 14 de marzo  en el Palacio de Vistalegre de Madrid llevaba planificado desde hace casi un año (y anunciado de forma oficial a principios de 2015), fecha que ya conocía el consistorio de la capital al tramitarse toda la documentación para llevarlo a cabo en un espacio público . El ayuntamiento dirigido por Ana Botella habría esperado a prohibir la fecha todo este tiempo para evitar que tanto banda como organizadores pudieran recurrir a la justicia ya que los trámites para aprobar o denegar el concierto por vía judicial requerirían de al menos un mes. Se evitaría así que un juez permitiese la actuación de Soziedad Alkoholika.

En el último lustro, S.A. han intentado actuar en Madrid hasta media docena de veces. Todas han sido suspendidas. El grupo ha intentado actuar siempre en salas y han sido estas las que han terminado por cancelar a los vitorianos por presiones de terceros. El concierto del 14 de marzo podría haber sido distinto ya que se trataba de un espacio perteneciente a la ciudad de Madrid, por lo que las presiones, amenazas y represalias no servirían a la hora de intentar censurarlo. Así, se habría tenido que elaborar un auto que permitiese su prohibición. Un auto cargado de errores y justificaciones poco elaboradas que dejan muchas dudas.

Las razones del Ayuntamiento de Madrid para prohibir el concierto de Soziedad Alkoholika

  • Porque fomentan la violencia, la discriminación y humillan a las víctimas del terrorismo de ETA

El auto emitido por el área de Gobierno de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid alude al artículo 5 de la Ley 17/97 en el que se prohiben “espectáculos que fomenten o inciten a la violencia” y que promuevan cualquier tipo de discriminación. El escrito se basa en el análisis que el Tribunal Supremo hizo respecto a las letras de las canciones de Soziedad Alkoholika y del sentimiento de humillación de “determinadas asociaciones” (es decir; la Asociación de Víctimas del Terrorismo) que interpusieron una querella por sentirse humilladas e indignadas por parte de las letras de S.A.

Lo que no declara es que la banda fue absuelta en 2006 por la Audiencia Nacional y por el propio Tribunal Supremo del delito de enaltecimiento del terrorismo así como de la supuesta humillación a las víctimas del terrorismo etarra. La sentencia no ha sido tomada en cuenta a la hora de prohibir el concierto, sí la acusación.

  • Porque se han suspendido otros conciertos

Otro de los argumentos que el Ayuntamiento regido por Ana Botella en los que se basa para censurar el concierto de Soziedad Alkoholika es que la banda de Vitoria tiene antecedentes a la hora de no poder celebrar sus actuaciones. Expone tres fechas del 2008 al 2009, años en los que S.A. estaban absueltos por la justicia. El auto expone las tres respectivas causas en las que están incluídas evitar posibles altercados, la “polémica levantada por las críticas que se realizan en las letras” en contra de la “policía y el sistema” y por la “propia seguridad de la banda y de sus seguidores” ante las amenazas emitidas por parte de grupos neonazis cuando debían actuar en Salamanca en marzo de 2009. El auto atiende a justificar la suspensión del concierto porque otros anteriormente se han suspendido, sin entrar a valorar si las causas estaban justificadas o no. Falacia ad populum.

  • Porque hay precedentes de disturbios en el Aupa Lumbreiras de 2014

El escrito apunta en otro de sus términos los hechos acaecidos en el festival celebrado en Villena (Alicante) en agosto del año pasado en el que hubo “lanzamiento de piedras a las fuerzas y cuerpos de seguridad, montaje de barricadas y corte de carreteras por asistentes cubiertos con pasamontañas”. Como declara Soziedad Alkoholika a través del comunicado publicado en sus redes sociales tras conocerse la prohibición del concierto, los altercados se produjeron “durante las actuaciones de otros grupos” y en la zona de acampada próxima al festival.

En el Aupa Lumbreiras actuaron cerca de 80 artistas entre los que se encontraban Rosendo, Boikot o Albert Pla. Ninguno de ellos ha tenido problemas a la hora de actuar en Madrid a excepción de S.A.

El Ayuntamiento se basa en un hecho ocurrido en un lugar en el que Soziedad Alkoholika se encontraba -nunca en el momento de su actuación- para relacionar que hubo altercados y que, por tanto, podrían suceder también altercados en la capital.

  • Por la amenaza de la extrema derecha y grupos de ideología contraria

Según el Ayuntamiento, el concierto podría provocar altercados, bien dentro del propio directo, bien a las afueras, provocado por el enfrentamiento entre los seguidores de S.A. y grupos de extrema derecha que “han publicado en las redes sociales opiniones contrarias” (que no han sido expuestos) y que se opondrían a su celebración. Si nos atenemos a esta argumentación, partidos de fútbol, baloncesto, otras disciplinas deportivas y actos en los que pueda existir riesgo de enfrentamiento tampoco podrían celebrarse.