“TRANSFORMER” – LOU REED (1.972)

transformer-lou-reed-cover

El disco del cuál vamos a hablar no necesita presentación, quizás el mejor de una larga y fructífera carrera del artista neoyorquino, músico, poeta, actor, guionista, pintor, compositor, junto al inmediatamente posterior “ Berlín” (1.973) o el mítico “New York”(1.989), así como otras joyas de su larga carrera.

Lou Reed contaba con treinta años cuando grabó este álbum imprescindible en la historia del rock, dónde el rock & roll, el glam rock, la psicodelia, la poesía de la calle se unieron, entre muchos más factores, para que se convirtiese en el mayor logro comercial del autor.

Reed había triunfado en los 60 con la mítica banda “ The Velvet Underground”, siendo cofundador de la misma junto a John Cale, con influencias de Andy Warhol y la vanguardia neoyorquina y el pop art (recordemos el famoso y espléndido disco junto a Nico, de 1.967, primer disco de la banda, con la mítica portada del plátano , creada por Warhol, con canciones como  “I´m Waiting for the Man” o “Heroin”, dos clásicos de la banda y del rock), pero, las disputas entre los miembros de dicho grupo, Cale y Reed, en especial, y la búsqueda de nuevas experiencias, llevó a su disolución, lo cual dejó a Reed un tanto desconcertado y abrumado por lo ocurrido, desencantado con su amado New York.

Dejando atrás las vanguardias de su ciudad de los 60, decide mudarse a Londres, dónde las vanguardias artísticas estaban ahora en eclosión, junto a Berlín, más importante unos años después; los 70 darían paso a nuevos sonidos, experiencias, inquietudes para la nueva juventud europea, y él decidió extraer su primer álbum, homónimo, con descartes de canciones de la época de The Velvet Underground, pero fue un fracaso, pasó sin pena ni gloria por el panorama artístico de principios de los 70.

Pero, por suerte para él, que había sido el maestro americano, en Londres vivía otro grande de todos los tiempos, el gran y recientemente fallecido David Bowie, su alumno aventajado, quién, junto a su guitarrista Mick Ronson (quiénes pulieron las canciones y los arreglos, participando en algún tema) había producido ya algunos discos con resultados irregulares; intentaron sacar lo mejor de Reed, produciendo el álbum, definiendo el glam rock, buscando su desencanto al cantar y unas melodías inolvidables al componer, y Lou no les defraudó con un puñado de temas que, según el propio artista, eran once capítulos de una novela, dónde la crudeza de las letras hacían referencia a New York, el sexo, los travestis, las fiestas, la ambigüedad sexual, prostitución, violencia, los alucinógenos, la cara dura de la vida y, sobre todo,  la enajenación, todo reflejado, entre otras, en “Perfec Day” (no olvidar la escena mítica de la película “Trainspotting”, de Danny Boyle, con la canción sonando de fondo), “Satellite of Love”(con Bowie a los coros) y, sobre todo, la canción que lo convertiría en un mito, “Walk on the Wild Side”, la cual merecería un artículo exclusivo, por su calidad, por su temática, su innovación, su sencillez, convirtiéndose en un himno transatlántico, con mil y una versiones de varios artistas coetáneos y posteriores, con una letra que trata de varios personajes a la vez, con sus problemas, dura (similar a su éxito posterior  “Dirty Boulevard”, del álbum “New York”), con una voz sugerente y cadenciosa, un bajo firme (es interesante el vídeo que circula por la red, dónde Herbie Flowers nos muestra cómo creo esa inolvidable y contundente línea de bajo y contrabajo) así como un saxo que le da cierto ambiente cabaretero (de hecho, Warhol siempre quiso hacer un musical con las canciones y temáticas del álbum que nos ocupa).

En resumen, sólo su ambigua portada ya atrajo la atención de miles de jóvenes en todo el mundo lo cual, unido a la gran capacidad creativa de dos de los genios más influyentes de la música de los últimos años, recientemente fallecidos ambos, Bowie y Reed, Reed y Bowie, intercambiando los papeles de maestro y alumno, creó uno de los mejores discos de la historia del rock, definiendo el glam, convirtiéndose en el más vendido del autor, con unas letras y melodías impactantes, siendo uno de los iconos artísticos de los 70, perdurando en el tiempo como una obra maestra, dónde Reed quiso expresar todo lo que llevaba dentro, mostrando que la vida es buena, pero no justa, y haciendo que el cantautor de New York demostrase que era un músico de vanguardia, pero popular a la vez, experimental, innovador y gran artista, pues, además de gran músico, nos muestra lo gran escritor que era (ya hemos dicho que fue también actor, guionista, pintor…).

Emociona el disco y emociona escribir sobre él, gracias, Lou, gracias David, por todo vuestro legado y, en particular, gracias por crear esta obra de arte de la música, “Transformer”, y mostrarnos lo que ya se sabía que seríais en un futuro, dos de los artistas más influyentes de los últimos 50 años.

LISTA DE CANCIONES:

  1. VICIUS (Reed) 2:58
  2. ANDY´S CHEST(Reed) 3:20
  3. PERFECT DAY (Reed) 3:46
  4. HANGING´ROUND ( Reed) 3:35
  5. WALK ON THE WILD SIDE (Reed) 4:14
  6. MAKE UP (Reed) 3:01
  7. SATELLITE OF LOVE (Reed) 3:42
  8. WAGON WHEEL (Reed) 3:19
  9. NEW YORK TELEPHONE CONVERSATION(Reed) 1:33
  10. I´M SO FREE (Reed) 3:09
  11. GOODNIGHT LADIES (Reed) 4:23

 

L.O.P.