Trileros en la Moncloa: Rajoy planea bajar el IVA cultural en año de elecciones

El Gobierno juega con la Cultura. Mariano Rajoy y su ejecutivo planean una bajada del IVA en la Cultura. Una medida con tintes electoralistas que se venderá como un triunfo a sus políticas de recortes.
Wert y Montoro en el Congreso de los Diputados

El diario ABC ha llevado hoy a portada una exclusiva: el Gobierno va a bajar el IVA en la Cultura. Según informa la longeva cabecera, la administración Rajoy pasaría el impuesto del 21% al 10% tras algo más de dos años viviendo con una de las medidas más dañinas que se recuerdan para la industria cultural española. La noticia -que no es del todo nueva ya que El Confidencial informó de ello a finales de febrero– se ha convertido en uno de los temas del día por ser una de las medidas que más controversia ha causado desde que Mariano Rajoy accediera a la Moncloa.

La iniciativa del Gobierno vendría acompañada de altas dosis de demagogia. A unos meses de las elecciones municipales y autonómicas y con las generales en el horizonte, parece, según afirma ABC, que -casualmente- este es el mejor momento para bajar el porcentaje del IVA porque es la situación la que lo permite y no porque nos encontremos en año electoral. La rebaja al 10% se vendería como una victoria del gobierno de Mariano Rajoy; la realidad es que la presión impositiva se situaría aún así dos puntos por encima de antes de su llegada a la Moncloa, que se encontraba en aquellos momentos en el 8%. Con diez puntos de gravamen en consumo cultural, España seguiría encontrándose por encima de países como Francia o Alemania que cuentan con un 5,5% y 7% respectivamente. La medida estrella de cara a la riada de elecciones no es más que un juego de trileros.

La noticia de la medida que el ejecutivo planea aún no tiene fecha concreta. Aunque se consideraba que el debate sobre el estado de la Nación era un buen momento, Rajoy, como si de una partida de póquer se tratase, prefirió guardar la carta para otra fecha. Desde el Ministerio de Hacienda se ha afirmado hoy mismo que “no hay nada que anunciar” sobre esta misma noticia. Mientras, en estos dos últimos años, hemos podido ver las consecuencias que esta medida a tenido a largo plazo en todos los sectores culturales. Dentro de la industria musical, los grandes perjudicados han sido los festivales más humildes, promotores, salas y grupos pequeños, que se han ido borrando del mapa hasta llegar a una triste realidad.